Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

El Cabildo de Tenerife aprueba por unanimidad la declaración de emergencia por falta de agua.

El Cabildo de Tenerife aprueba por unanimidad la declaración de emergencia por falta de agua.

En un acto provocativo, dos activistas irrumpieron en el Pleno del Cabildo de Tenerife para expresar su rechazo al modelo turístico de la isla y su alto consumo de agua.

La presidenta, Rosa Dávila, destacó la responsabilidad de todos los grupos políticos al aprobar por unanimidad una declaración de emergencia hídrica que busca garantizar el abastecimiento de agua, prevenir fugas en la red y concienciar sobre el consumo responsable. Esta medida también contempla la puesta en marcha de desaladoras portátiles y la creación de una Mesa de la Sequía.

Mientras se leía la declaración, las activistas manifestaron su descontento con la política turística del Cabildo y su excesivo uso de agua, lo que llevó a que fueran desalojadas del recinto por la presidenta tras un breve receso.

Las manifestantes denunciaron la saturación de la isla y criticaron proyectos como 'Cuna del Alma' o el hotel de La Tejita, señalando que están perjudicando el entorno. Exigieron que se escuche la voz del pueblo canario y se tomen medidas al respecto.

El plan de emergencia aprobado contempla 34 acciones para garantizar el suministro de agua durante los meses más calurosos, priorizando la sostenibilidad de la agricultura y los usos domésticos y sanitarios. Se incluyen mejoras en infraestructuras y la creación de estaciones portátiles en áreas clave de la isla.

Tenerife enfrenta un grave estrés hídrico debido al agotamiento del agua subterránea y la sobreexplotación de los recursos. La disminución del nivel de los depósitos subterráneos es alarmante, provocando una preocupante situación en los últimos años.

La crisis hídrica se agrava debido a anomalías climáticas cálidas y la falta de lluvias, lo que ha llevado a mínimos históricos en las reservas de agua y un aumento significativo en la demanda de riego. La situación actual es aún más crítica que en años anteriores, poniendo en riesgo el suministro de agua en la isla.