Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Solicitado el cese del volcado de móvil por parte de uno de los implicados en el caso de los canteranos del Real Madrid

Solicitado el cese del volcado de móvil por parte de uno de los implicados en el caso de los canteranos del Real Madrid

Un testigo declaró que le enseñó el vídeo de las dos jóvenes manteniendo relaciones sexuales con tres jugadores

MADRID, 22 Sep. - Raúl Asencio, uno de los cuatro investigados en la causa donde se indaga en la difusión de un vídeo de contenido sexual con una menor de 16 años por parte de canteranos del Real Madrid, ha solicitado al titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de San Bartolomé de Tirajana (Canarias), Julio Wood, que frene el volcado de la información contenida en su teléfono móvil al considerar que está confundiendo "indicios con sospechas".

En un escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, se explica que el juez ha acordado llevar a cabo el volcado de los cuatro móviles el próximo lunes, sin atender las cautelas de la Fiscalía, que planteó restringir el acceso al vídeo del encuentro sexual, ocurrido el 15 de junio; a la difusión del mismo por "cualquier medio"; y a las conversaciones mantenidas entre los investigados desde entonces hasta que se les incautaron los teléfonos, el pasado 14 de septiembre.

La defensa alega que "la indefensión generada es patente" porque se realizará el volcado sin que haya concluido el plazo para que los imputados puedan recurrir, en un escrito donde, precisamente, formula recurso de reforma y subsidiario de apelación pidiendo que se suspenda dicho volcado al menos hasta que se resuelvan dichas impugnaciones. "De lo contrario, las pruebas obtenidas de este modo deberán ser declaradas nulas", avisa.

De no ser así, reclama que al menos se tenga en cuenta el criterio de la Fiscalía, acotando la información a extraer, al considerar que el instructor "se ha extralimitado al acordar directamente un volcado íntegro de los mismos", con lo que "está emprendiendo una investigación prospectiva prohibida en nuestro derecho".

En todo caso, la defensa sostiene que "no existen suficientes indicios racionales de criminalidad para acordar esta medida" respecto a Asencio, por cuanto --alega-- ninguna de las dos víctimas lo menciona, sino que es un testigo quien afirma que "le exhibió el vídeo en cuestión en su móvil (sin dar más detalles al respecto), tras recibirlo de algún otro de los investigados (sin saber precisar cuál) a través de Instagram o de WhatsApp (sin tampoco saber precisar cuál)".

"Siendo esto así, cabe preguntarse si acaso una declaración absolutamente desprovista de cualquier detalle de un hipotético testigo puede, por sí sola, justificar una intromisión en el derecho a la intimidad de mi representado, máxime, cuando ninguna de las supuestas víctimas aludió a Raúl en momento alguno", razona para responder negativamente, reprochando al instructor que "confunde los indicios con las sospechas".

El escrito refleja un auto del juez donde se recoge el relato de hechos realizado ante la Guardia Civil tanto por las dos víctimas, una de ellas menor de 16 años, como por una tercera joven, amiga de éstas, que figura como testigo en la causa.

Según el mismo, los hechos se remontan al 15 de junio, cuando las tres chicas estaban pasando el día con los cuatro futbolistas --Asencio, Ferrán Ruiz, Juan Rodríguez y Andrés García-- en el Beach Club de Amadores, sito en el municipio de Mogán, en Gran Canaria.

Las dos víctimas contaron que "fueron grabadas sin su consentimiento cuando mantenían relaciones sexuales con tres de los investigados (Ferrán, Juan y Andrés) en una de las cabañas privadas del Beach Club". Detallaron que "al menos dos de los investigados, Ferrán y Juan, se pasaban el móvil para grabar".

La testigo "se dio cuenta de que las denunciantes se quedaban solas con los tres investigados en una de las cabañas privadas y que cerraban las cortinas, ante lo cual decidió irse a la zona de piscina comunitaria del Beach Club con Raúl", reproduce el escrito de la defensa.

Esta tercera chica "declaró que los oyó desde fuera manteniendo relaciones sexuales y que, al volver a ver a las denunciantes, le dijeron que creían que las habían grabado".

"Aunque las denunciantes declaran que exigieron a los investigados que borraran los vídeos y éstos, aparentemente, lo hicieron delante de ellas, existen indicios de que los conservaron y los han difundido a terceras personas", apuntaba el juez.

Respecto a Asencio, otro testigo "ha manifestado a los agentes que el primero le exhibió el vídeo en su móvil, cuando ambos estaban juntos, tras recibirlo de algún otro de los investigados a través de Instagram o Whatsapp".

Señala además que en el atestado de la Guardia Civil obran conversaciones entre Asencio y la testigo "en las que el primero habría reconocido haber recibido el vídeo en su móvil y habérselo exhibido luego al testigo, tal y como éste declaró".

Con todo, el instructor estimó que el volcado de los cuatro móviles es una medida "necesaria" para "confirmar que los dos investigados, Ferrán y Juan, fueron quienes tomaron el vídeo y averiguar quiénes de ellos los han podido recibir en su teléfono y enviarlo después a terceros".