Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Cuatro pedófilos descubiertos, dos de ellos en Canarias, tras la pérdida de un pen drive.

Cuatro pedófilos descubiertos, dos de ellos en Canarias, tras la pérdida de un pen drive.

En Las Palmas de Gran Canaria, el pasado 6 de junio, la Policía Nacional llevó a cabo la detención de cuatro personas en distintas ciudades de España, incluyendo Madrid, Algeciras y Lanzarote, por su presunta implicación en casos de posesión y distribución de material pornográfico infantil. Todo comenzó cuando un ciudadano encontró un pen drive extraviado que contenía este tipo de material audiovisual.

La investigación se inició en Madrid, donde un ciudadano encontró las llaves de un pen drive y al revisar su contenido descubrió archivos de pornografía infantil. Al entregar el dispositivo a la Policía Nacional, se dio inicio a una serie de detenciones en diferentes partes del país.

Tras obtener una autorización judicial, los investigadores confirmaron la presencia de numerosos archivos de contenido pornográfico infantil en el pen drive, lo que llevó a la identificación del propietario y a realizar registros en su domicilio. Además, gracias al ciberpatrullaje realizado por agentes especializados, se identificó a otros implicados en la difusión de este tipo de archivos.

En Las Palmas de Gran Canaria, se detuvo a un individuo que había compartido al menos 100 archivos de explotación sexual infantil, mientras que en Algeciras se arrestó a otra persona que admitió descargar este tipo de archivos aunque luego los borraba para evitar ser acusado. Según la Policía Nacional, este comportamiento es común en delincuentes de este tipo.

Por otro lado, en Lanzarote se detuvo a un individuo que habría descargado y distribuido al menos 100 archivos de material pornográfico infantil. Además, un cuarto individuo se encuentra bajo investigación en relación a este caso.

La investigación permitió llevar a cabo registros domiciliarios en los que se incautaron varios dispositivos electrónicos, incluyendo ordenadores, teléfonos móviles, discos duros y tarjetas de memoria, con el objetivo de recopilar pruebas que puedan ser utilizadas en este caso de pornografía infantil.