Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Protocolo de educación en Canarias establece 4 niveles de riesgo por altas temperaturas.

Protocolo de educación en Canarias establece 4 niveles de riesgo por altas temperaturas.

El gobierno de Canarias ha presentado un protocolo para que las escuelas del archipiélago puedan hacer frente a situaciones de altas temperaturas con más garantías. Este protocolo establece cuatro niveles de riesgo y las medidas correspondientes a cada uno. Además, ha sido desarrollado con la colaboración de varios departamentos regionales y ha sido enviado a diferentes organismos para su revisión.

Este documento es abierto y será actualizado periódicamente. Su objetivo es coordinar las acciones entre los centros educativos, la administración educativa y otros agentes externos para garantizar una respuesta eficaz ante altas temperaturas excepcionales. Se adaptará a la realidad de todos los centros educativos no universitarios del archipiélago y contará con distintos apartados obligatorios.

El protocolo establece cuatro niveles de riesgo, desde el nivel cero que implica ausencia de riesgo hasta el nivel tres que significa riesgo alto. Cada nivel tiene medidas específicas que deben aplicarse, pudiendo implementar las medidas de un nivel inferior en caso de aumentar el nivel de riesgo.

En el nivel cero, no se prevén medidas específicas, ya que se considera una situación de normalidad. El nivel uno implica un riesgo bajo y se activará ante un aviso amarillo. Se difundirán recomendaciones a la comunidad educativa y se aplicarán medidas ordinarias autorizadas por el equipo directivo del centro.

El nivel dos equivale al aviso naranja, con medidas extraordinarias para el estudiantado de riesgo. Se podrán aplicar la salida anticipada del alumnado y la modificación del horario escolar. En cuanto al nivel tres, con aviso rojo, se podrá optar por la enseñanza no presencial como medida excepcional, manteniendo los mismos requisitos de la salida anticipada en el nivel dos.

Con este protocolo, se busca reducir el margen de error en las decisiones, agilizar la respuesta y dar seguridad a la comunidad educativa. También se clarifica el reparto de funciones y se facilita la comprensión y coordinación de las medidas preventivas y organizativas.