Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Ayuntamiento de Mogán exige la remoción de 26 cayucos aglomerados en el Muelle de Arguineguín.

Ayuntamiento de Mogán exige la remoción de 26 cayucos aglomerados en el Muelle de Arguineguín.

El Ayuntamiento de Mogán (Gran Canaria) ha vuelto a exigir a la Delegación del Gobierno en Canarias la retirada de un total de 26 cayucos, siete de ellos sumergidos en el mar, que se encuentran amontonados en el Muelle de Arguineguín.

En un comunicado, el Consistorio ha expresado su preocupación por el riesgo que estas embarcaciones representan para la seguridad de las personas y los bienes circundantes, debido a la cantidad de residuos y hasta combustible que todavía contienen.

Además, han recordado que esta preocupante situación no es nueva, ya que en septiembre de 2019 ya se produjo una acumulación similar de embarcaciones y, en 2020, con la intensificación de la crisis migratoria, la situación empeoró considerablemente.

En aquella ocasión, la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, se vio obligada a solicitar en al menos cuatro ocasiones la retirada de los cayucos a la Delegación del Gobierno, y finalmente la tarea fue llevada a cabo por Salvamento Marítimo.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha señalado que en tres ocasiones también han sido ellos mismos quienes han facilitado la retirada de las embarcaciones, así como la posterior limpieza y desinfección de las instalaciones, en coordinación con la entidad responsable del muelle.

"Ahora nos encontramos nuevamente con una situación de hacinamiento en Arguineguín debido a la continua llegada de migrantes a las costas del archipiélago, lo que podría derivar en un grave problema de salud pública, ya que los cayucos están llenos de enseres, residuos e incluso combustible, parte del cual se vierte al mar", recalca el comunicado.

Además, en el fondo del muelle se acumulan una gran cantidad de restos, ya que siete cayucos se han terminado hundiendo en ese lugar con el paso del tiempo; esto dificulta las maniobras de los barcos en el puerto y proyecta una imagen negativa en una zona turística.