Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

La residencia de mayores 'Monte Blanco' en Las Palmas de Gran Canaria clausurada por incumplir normativas.

La residencia de mayores 'Monte Blanco' en Las Palmas de Gran Canaria clausurada por incumplir normativas.

El cierre definitivo de la residencia de personas mayores 'Monte Blanco', ubicada en Tafira Alta, Las Palmas de Gran Canaria, ha sido ejecutado este 24 de mayo por la Consejería de Bienestar Social, Igualdad, Juventud, Infancia y Familias. Esto se da en cumplimiento de la resolución de cese de actividad de abril de 2023, confirmada judicialmente en septiembre de 2023 y administrativamente en mayo de 2024.

Para llevar a cabo el cierre con todas las medidas de seguridad, la Viceconsejería de Bienestar Social contó con la presencia de la Policía Canaria. El expediente de cierre se inició después de que diversas inspecciones detectaran deficiencias en la residencia que no cumplían con la normativa de servicios sociales de las Islas Canarias.

Entre las deficiencias encontradas estaban incumplimientos en relación a la seguridad del establecimiento, lo que llevó a la orden de cierre definitivo.

El proceso para cerrar la residencia comenzó en 2017, cuando se detectaron una serie de deficiencias que no fueron atendidas por los gestores. Las inspecciones posteriores confirmaron que no se contaba con personal cualificado ni con las instalaciones mínimas necesarias para el cuidado y la seguridad de los residentes.

Además, se constató que la residencia no tenía licencia municipal de apertura ni cédula de habitabilidad, y no cumplía con los requisitos de seguridad exigidos para este tipo de establecimientos.

Ante la falta de corrección de las deficiencias, se emitió la orden de cierre en abril de 2023, la cual fue confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. A pesar de que el propietario intentó cambiar el nombre de la instalación, las autoridades determinaron que se trataba de una continuidad de la Residencia Monte Blanco.

En enero de 2024, la Fiscalía Provincial de Las Palmas concluyó que no se habían realizado mejoras sustanciales en la residencia, lo que llevó a imponer una multa de 232.000 euros al propietario y confirmar el cierre definitivo.

Las familias de los residentes han sido informadas en todo momento del proceso de cierre y se les han ofrecido alternativas en residencias privadas legales con costes similares a los de Monte Blanco.