Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Expertos forestales alertan sobre el peligro inminente de incendios en Canarias.

Expertos forestales alertan sobre el peligro inminente de incendios en Canarias.

Alertan de que en el futuro se puede vivir un "escenario apocalíptico" y abogan por un cambio territorial y potenciar agricultura y ganadería.

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 30 Ago.

Más de 5.000 profesionales de Canarias de las ramas de la ingeniería forestal, la ingeniería agrícola, veterinaria, la agricultura y la ganadería, reunidos en Profor Canarias, advierten en un manifiesto de que el archipiélago "es un polvorín" expuesto a megaincendios forestales que pueden desencadenarse simultáneamente en varias islas por lo que entiende que "lo peor está por llegar".

Así, exponen que se trata de "una amenaza que se aproxima cada año que pasa y que reclama un nuevo modelo territorial que cuide la biodiversidad, no es cuestión de más aviones y helicópteros, sino de un cambio más profundo".

En esa línea indican que Canarias es el "escenario perfecto" para que se desarrollen cada vez más incendios forestales que a su vez pueden "transformarse en megaincendios con un poder destructivo sin precedentes para personas e infraestructuras que incluso podrían declararse simultáneamente en varias islas".

Esta amenaza afecta a la mayoría de las islas, recoge el manifiesto, algunas de ellas muy densamente pobladas como Gran Canaria, Tenerife y La Palma.

Según estimaciones de estos expertos, sólo en Gran Canaria hay más de 40.000 personas en riesgo potencial dentro de las Zonas de Alto Riesgo de Incendio declaradas oficialmente.

Hace cuatro años, recuerda el manifiesto, cuando sucedieron los grandes incendios de Gran Canaria, los expertos ya alertaron de que aquella situación iba a repetirse y que las condiciones podrían ser peores. "Lamentablemente, el tiempo nos ha dado la razón", añaden.

En aquella ocasión, agosto del 2019 en Gran Canaria, la vida y los hogares de más de 9.000 personas se vieron directamente amenazados por un incendio de 9.500 hectáreas y en el incendio todavía vigente de Tenerife, han sido más de 12.000 las personas cuyos hogares se han visto directamente amenazados por un incendio que ha calcinado casi 15.000 hectáreas.

Los profesionales insisten en que "lo peor está por llegar si no se actúa con rigor y rapidez" porque todavía la sociedad canaria no se ha enfrentado al "peor escenario posible".

En ese sentido apuntan que en el actual incendio de Tenerife, la meteorología, "sin ser favorable, podría haber sido aún más compleja, con vientos más fuertes y propagaciones más rápidas".

El incendio consumió la mayor parte de sus 15.000 hectáreas de perímetro en cinco o seis días. Sin embargo, el gran incendio de Tenerife 2007 consumió la misma superficie en solo tres días, empujado por un viento de componente este de más de 70 km/h.

Por otro lado, indican que también podría haberse dado la situación de sufrir "múltiples incendios simultáneos", dentro de Tenerife, en otras islas o incluso a nivel estatal, que habrían impedido contar con el ingente número de recursos, medios aéreos y efectivos con los que se ha podido contar aportados por otros cabildos, el Gobierno de Canarias o el Estado desde otras provincias.

"Este escenario apocalíptico no puede descartarse en absoluto, tal como muestran las experiencias de otros países como Estados Unidos, Canadá o Grecia, porque nuestro modelo territorial está provocando un incremento constante del combustible vegetal en el paisaje y que ello, unido a las condiciones climáticas propicias de Canarias, incrementadas por el cambio climático, generan el cóctel perfecto para el desarrollo de grandes incendios forestales", señala el manifiesto.

Los expertos plantean que para alejar la posibilidad de que estos terribles escenarios se multipliquen e intensifiquen en el futuro hay que "ir al fondo del problema", que a su juicio pasa por cambiar el modelo territorial "porque la amenaza no se va a disipar porque se añadan más medios, más helicópteros o más aviones".

En su opinión, "lo que de verdad se necesita es contar con paisajes en los que se puedan apagar los incendios, añadiendo que el modelo de paisaje que se puede apagar es el paisaje mosaico".

Se trata, indica el manifiesto, "de construir un paisaje en el que se intercalan diferentes usos del suelo y que, fundamentalmente, supone un nuevo modelo territorial en el que las acumulaciones de combustible disponible para arder están limitadas".

En este modelo, señala el manifiesto, los usos agrícolas y la ganadería extensiva juegan un papel fundamental, por lo que es "crucial" que se mantenga y recupere la agricultura de medianías y la ganadería extensiva.

"Son actividades necesarias para mantener un paisaje resiliente que permita preservar toda su funcionalidad incluyendo la biodiversidad. Por eso hablamos de construir en las islas un paisaje mosaico regenerativo", señalan.

Entre las medidas clave para impulsar esta recuperación, el manifiesto cita los Pagos por Servicios Ambientales, esto es, establecer contratos con las explotaciones agrícolas, ganaderas o forestales en los que se les paga una renta anual a cambio de que mantengan sus terrenos en producción y adopten prácticas de producción sostenibles y que beneficien a la biodiversidad.

Esta medida se aplica actualmente en Gran Canaria mediante el 'Programa Gran Canaria Pastorea' y se considera "imprescindible" que se impulse y amplíe a la agricultura y a la actividad forestal de forma generalizada en el archipiélago, señalan.

Otra parte sustancial del modelo es la creación de discontinuidades estratégicas en áreas protegidas que, seleccionadas de forma adecuada, contribuyan a preservar la biodiversidad en las mismas mediante tratamientos selvícolas, quemas prescritas o incluso pastoreo extensivo.

De esta forma, actuando en áreas reducidas, se puede disminuir significativamente el impacto del fuego y sus consecuencias para nuestra frágil biodiversidad.

Concluye el manifiesto señalando que, para alejar la amenaza de los incendios forestales en Canarias, no basta con intercalar estructuras menos inflamables con un uso agrario, sino también de impulsar modelos productivos regenerativos que contribuyan a la capacidad de la biodiversidad de regenerarse y a que los ecosistemas naturales y seminaturales se adapten a los futuros escenarios climáticos.

"Contar con la naturaleza y su sabiduría natural a nuestro favor es clave", sentencia el documento.

Al manifiesto, promovido por la Asociación de Forestales de España en Canarias (PROFOR Canarias), se han adherido el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural; el Colegio Oficial de Ingenieros de Montes en las Islas Canarias; la Asociación Profesional de Agentes Forestales y Agentes de Medio Ambiente de Canarias; el Colegio Oficial de Grado e Ingeniería Técnica Agrícola de Las Palmas; el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Santa Cruz de Tenerife; el Colegio Oficiales de Veterinarios de Las Palmas; la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Canarias (COAG), la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), con más de 200 adscritos en Canarias, SILVA la Asociación para la Defensa y Promoción del Sector