Crónica Canarias.

Crónica Canarias.

Comienza la vacunación contra la gripe y el covid-19 en Canarias el próximo 16 de octubre

Comienza la vacunación contra la gripe y el covid-19 en Canarias el próximo 16 de octubre

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Esther Monzón, ha presentado hoy miércoles la campaña de vacunación contra la gripe y la covid-19 para la temporada 2023-24, que se iniciará en todos los centros de salud del archipiélago el próximo lunes, 16 de octubre, y que incorpora novedades sustanciales respecto a campañas anteriores.

Junto a la consejera, el director general de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS), José Díaz-Flores, y el jefe del servicio de Epidemiología, Amós García, han detallado el operativo previsto, los diferentes tipos de vacunas que estarán disponibles para afrontar esta temporada y la campaña publicitaria que recordará quién debe vacunarse.

Canarias ha adquirido para afrontar esta temporada de gripe 2023-24 un total de 335.000 dosis de vacuna, con una inversión total de 2.989.000 euros.

Esther Monzón señaló que este año se sigue en la situación de convivencia de la covid-19 con otras patologías estacionales como la gripe, por lo que "continúa siendo imprescindible la vacunación de los colectivos más vulnerables y los profesionales esenciales para la comunidad".

Además, quiso recordar que al vacunar contra la gripe a la población de riesgo se evita, asimismo, la coexistencia de las dos infecciones, gripe y covid-19, en una misma persona, minimizando la gravedad de la enfermedad en el paciente y el estrés al sistema sanitario.

Por su parte, José Díaz-Flores explicó que la campaña informativa se difundirá en medios digitales, redes sociales, pantallas de turno en hospitales y centros de salud, pantallas led en el entorno urbano y emisoras de radio, para recordar cuáles son los grupos de población que tienen riesgo de padecer complicaciones en caso de contraer gripe o covid-19 y que deben vacunarse.

En este sentido, el director general de Salud Pública insistió en que la vacuna es el medio más eficaz para evitar contraer o transmitir la gripe, especialmente en aquellas personas que tienen riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la enfermedad y en el personal que resulta esencial para la comunidad como el sanitario y los cuidadores de mayores o dependientes.

Además, el jefe del servicio de Epidemiología, Amós García, informó que para afrontar esta temporada se dispondrá de cuatro tipos de vacunas dirigidos a: para la población diana mayor de 6 meses se han adquirido 100.000 dosis, lo que ha supuesto una inversión de 390.000 euros; para la población diana mayor de 24 meses se han adquirido 180.000 dosis con un importe total de 1.386.000 euros; para la población anciana institucionalizada y ancianos encamados en su domicilio, mayores de 60 años se han adquirido 30.000 dosis, lo que ha supuesto una inversión de 750.000 euros.

Asimismo, para niños y niñas de entre 2 y 5 años de vida (59 meses) sin patologías de base se han adquirido 25.000 dosis para las que se han invertido 463.000 euros. También se podrá utilizar en pacientes de entre 5 y 14 años de edad, incluidos, con patología de base que no la tengan contraindicada.

Cada año se establecen las recomendaciones de vacunación frente a la gripe en otoño-invierno para aquellos grupos de población con mayor riesgo de complicaciones en caso de padecer la infección y en las personas que pueden transmitir la enfermedad a otras que tienen un alto riesgo de complicaciones. Desde la temporada 2021-2022, la vacunación frente a la gripe ha coincidido con la vacunación contra la covid-19.

El objetivo de la vacunación contra el coronavirus es reforzar la protección de las personas más vulnerables y la del personal sanitario y sociosanitario para reducir la morbimortalidad por el virus SARS-CoV-2 y el impacto de esta enfermedad sobre la capacidad de la atención sanitaria y sociosanitaria.

Teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual de la covid-19, se recomienda la vacunación durante la temporada de otoño-invierno (2023-2024) a los siguientes grupos de población: por el mayor riesgo de complicaciones o cuadros graves en caso de padecer estas infecciones, personas de 60 años o más; personas de cinco años o más, internas en centros de atención a personas con discapacidad y residencias de mayores, así como a otras personas institucionalizadas de manera prolongada y residentes en instituciones cerradas; personas menores de 60 años con enfermedades crónicas; embarazadas en cualquier trimestre de gestación y mujeres durante el puerperio (hasta los seis meses tras el parto); convivientes con personas con alto grado de inmunosupresión, con personas con otras enfermedades de mayor riesgo y con personas mayores.

Para reducir el impacto y el mantenimiento de los servicios críticos y esenciales a la comunidad: personal de centros y establecimientos sanitarios (incluidas las oficinas de farmacia) y sociosanitarios públicos y privados (tanto personal sanitario como no sanitario); personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos: fuerzas y cuerpos de seguridad nacionales, autonómicos y locales; Fuerzas Armadas; bomberos; servicios de Protección Civil.

Además de los grupos anteriores, se recomienda también la vacunación contra la gripe a la población infantil entre 6 y 59 meses (5 años) de edad; personas de cinco a 59 años con un mayor riesgo de complicaciones derivadas de la gripe, como quienes tienen entre cinco y 18 años y están en tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, o todas las personas fumadoras; estudiantes en prácticas en centros y establecimientos sanitarios (incluidas oficinas de farmacia) y sociosanitarios.

También personas con exposición laboral directa a animales o a sus secreciones en granjas o explotaciones avícolas, porcinas o de visones o a fauna silvestre (aves, jabalíes o mustélidos), como ganaderos, veterinarios, trabajadores de granjas, cazadores, ornitólogos, agentes de medioambiente, personal de zoológicos, etcétera.

La finalidad de la vacunación a estos colectivos es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.