• jueves 29 de septiembre del 2022

Cáritas Diocesana alarma de que la vuelta a la normalidad deja a mucho más personas desfavorecidas en Las Palmas

img

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 13 Jun.

Cáritas Diocesana de Canarias, competente en la provincia de Las Palmas, ha alertado este lunes de que la vuelta a la normalidad tras la pandemia del coronavirus deja a mucho más personas desfavorecidas según se desprende de la memoria de 2021 que han anunciado y donde se aprecia un incremento tanto en la gente como en los hogares atendidos con relación a 2020.

En este sentido, el obispo de la Diócesis de Canarias, Monseñor José Mazuelos, ha apuntado a lo largo de rueda de prensa que se "está volviendo a la normalidad pero no de la gente necesitadas", destacando que si se regresa "a la normalidad de la pandemia, se debería asimismo regresar a la normalidad de todos" los ciudadanos.

Además ha aprovechado para poner en valor las acciones sociocaritativas que se efectúan desde la Iglesia para atender a los mucho más necesitados.

Así la asesora general de Cáritas Diocesana de Canarias, Caya Suárez, ha señalado que en el año 2020 se atendió a 14.723 hogares, lo que impactó en mucho más de 45.000 personas, cantidades que en 2021 se han aumentado un 17, por ciento y un 83 por ciento en lo que se refiere a la asistencia a hogares y personas, respectivamente.

De este modo, ha matizado que en la vuelta a la normalidad se aprecia que el encontronazo que la pandemia tuvo en 2020 "se quedó en Cáritas, en la gente mucho más desfavorecidas", afectando el círculo de la exclusión popular "a situaciones distintas".

En este sentido, ha puntualizado que el 72,5 por ciento de la gente que asisten a Cáritas están en desempleo y un 57,4 por ciento "no" tiene "ningún ingreso" económico o si trabajan es en "precario" y no les da para subsistir pues "no" tienen la posibilidad de abonar, luz, agua, entre otros muchos.

Por ello, cree que debe "haber un equilibrio" en lo que hace referencia al ingreso a ayudas, en tanto que ha apuntado que a veces si la persona tuvo un trabajo en el año previo, esto le "puede conducir a no" poder entrar al ingreso mínimo escencial, por poner un ejemplo.

El informe anunciado asimismo influye en que un 40,6 por ciento de quienes solicitan asistencia tienen menores a su cargo, siendo en la mayoría de los casos mujeres, de entre 40 y 59 años, que son la cabeza aparente de una familia monoparental por el hecho de que "8 de cada diez hogares --de los que atiende Cáritas-- son monoparentales".

En relación con la mujer, Cáritas ha detectado un aumento de sobra del 114 por ciento en mujeres víctimas de explotación sexual y de trata, donde se consigue una "alta puerta de inseguridad", resaltando que "hay considerablemente más situación de trata de la que verdaderamente" se contemplaba.

Por otro lado, se pone de relieve el abandono que bastante gente efectúan de sus tratamientos médicos por no poder costearlos, y en este sentido aseveró que han ayudado a un 13 por ciento de ciudadanos a no dejar sus fármacos, entre otros a quienes llegaron a fin de que tengan la posibilidad de realizar en oposición al pago de alquileres (28%) o enfrentar los problemas médicos mental que, afirman, "se han multiplicado por 4 y consigue a un 19 por ciento de la población canaria".

La crisis migratoria asimismo prosigue llevando a personas hasta Cáritas que atendió a 3.472 en el año 2021, lo que ha supuesto un aumento del 157 por ciento, asegurando que los hogares con inmigrantes están "entre los mucho más damnificados".

Cáritas, añadió, asimismo ha permitido la búsqueda de empleo para la gente mucho más necesitadas, favoreciendo la inserción laboral de 157 personas en el año 2021. Además de atender a 4.309 personas en situación sin hogar el año pasado.

Asimismo ha advertido que la brecha digital en Canarias va en incremento y es una cuestión que amplía la "exclusión de varias familias", puesto que hoy en día consigue la cifra del 30,4 por ciento, incrementando esa brecha hasta un 40 por ciento en hogares en pobreza de exclusión severa.

Finalmente, el directivo de Cáritas Diocesana de Canarias, Gonzalo Marrero, ha meditado tras hacerse conocer estos datos y ha apuntado que en el archipiélago "hay que ponerle apellido al desarrollo económico", cuestionando para quién es ese desarrollo económico, puesto que alertó de la bajada de capital que han sufrido los trabajadores en los últimos diez años, apunte "bien difícil de asumir en el momento en que además de esto está subiendo la inflación".

Más información

Cáritas Diocesana alarma de que la vuelta a la normalidad deja a mucho más personas desfavorecidas en Las Palmas