• miércoles 1 de febrero del 2023

Canarias, a la cabeza bajo riesgo de pobreza infantil entre las CCAA en 2021 con un 47,4%

img

MADRID, 20 Dic.

Canarias presentó en 2021 la tasa de peligro de pobreza infantil mucho más alta entre las comunidades autónomas con un 47,4%, siendo el territorio en el que mucho más medra, según la demanda efectuada por la Plataforma de Infancia este martes en la presentación de su análisis sobre la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) con enfoque de niñez 2022, donde participaron el directivo de la entidad, Ricardo Ibarra, y el creador del informe, Joffre López Oller.

La Plataforma de Infancia ha concluido que la tasa AROPE en menores de 18 años es de las mucho más altas de España en las zonas transfronterizas y recluidas como Melilla (53,9% de los menores de 18 años estaban en AROPE) y Ceuta (48,8%).

Generalmente el peligro de pobreza y exclusión popular en España medra entre la población infantil tras la crisis de la Covid-19, situándose en un 33% de pequeños y jovenes damnificados, en oposición al 30% de 2019, al tiempo que el 28,9% vive en hogares con capital inferiores al umbral de pobreza, lo que piensa 7,2 puntos porcentuales mucho más que la media de la población (21,7%).

Además, España es el segundo país de la UE con mayor tasa de pequeños y jovenes bajo riesgo de pobreza y exclusión popular, solo bajo Rumanía.

Según este análisis, que recopila los datos de 2021, el encontronazo de la Covid-19 a nivel social y económico afectó más que nada a la población infantil, en especial en la situacion de hogares con pequeños dependientes y de familias monoparentales.

Consecuentemente, el número de menores con privaciones materiales asimismo han incrementado, con un 19,3% de pequeños y jovenes con carencia material y el 8,9% con carencia material severa --la mayor parte pequeños menores de siete años--.

Esto, ha advertido la Plataforma de Infancia en su análisis, deriva en privaciones de la familias con menores en el momento de subvencionar el ocio o combatir otros costos, lo que se refleja en que un 13,7% de menores padece pobreza energética, un 8% no puede conseguir un computador personal o cerca del 5% no puede posibilitarse una comida de carne, pollo o pescado por lo menos cada un par de días.

Además, la población infantil tiene una mayor presencia entre los conjuntos de capital mucho más bajos.

Todo lo mencionado piensa en todo el tiempo que estos pequeños "arrastren esta herencia" en el momento en que sean mayores, continuando en la pobreza, ha lamentado López Oller.

El análisis de la Plataforma de Infancia asimismo se enfoca en la salud y los cuidados en la niñez, un ámbito en el que más allá de que mucho más la mayor parte de los menores de 16 años afirma tener un estado de salud "bueno" o "realmente bueno", hay una angosta relación entre un estado de salud mucho más precario y el peligro de pobreza.

En este sentido, el creador del informe precisa que las familias monoparentales son mucho más atacables que el resto de los hogares con pequeños en lo que se refiere a la protección de la salud de los menores.

En este sentido, López Oller ha alertado en especial sobre la contrariedad de entrar a la salud bucodental en la situacion de las familias con menor renta: el 6,7% de las familias con menores de 16 años no ha podido ir al dentista más allá de precisarlo --se eleva a 18% en la situacion de hogares que se ubican en los conjuntos de rentas mucho más bajas--, y el 76,2% de los hogares mencionan como causa primordial a cuestiones económicas.

Por otra parte, el análisis apunta que el 23% de las familias con menores en edad anterior a la escuela no tuvieron cobertura o asistencia de sus menores en centros de educación anterior a la escuela o infantil y el 56,6% de las familias con pequeños en la primera niñez que no fueron cuidados o asistidos en centros de educación anterior a la escuela o infantil son los hogares que tienen menos escenarios de renta. Así, la oferta didáctica pública en estas edades no está cubriendo las pretensiones de las familias mucho más atacables.

Baleares marca la diferencia en tanto que la incidencia de la pobreza infantil es de las mucho más bajas de España más allá de su carácter insular.

Por otra parte, Andalucía (43%), Extremadura (40,3%) y Murcia (40,3%) son las comunidades autónomas con tasas de peligro de pobreza y exclusión popular en la niñez muy sobre la media de España. La Comunidad Valenciana asimismo exhibe unas altas tasas de pobreza infantil puesto que en el 2021 el 37,7% de la niñez se encontraba bajo riesgo de pobreza y exclusión popular.

Castilla y León, por su lado, sostiene tasas inferiores a la media de España (28,7%), y Castilla-La Mancha se ubica en la media (33,2%). No obstante, al tiempo que Castilla-La Mancha ha contenido las tasas de pobreza infantil en la crisis, Castilla y León vió subir el peligro de pobreza y exclusión popular en la niñez.

Por último, en el norte de España se muestran los más destacados datos en lo que se refiere a la incidencia de la pobreza infantil en sus elementos, más que nada Navarra, País Vasco, Cantabria y Aragón.

No obstante, en País Vasco el desarrollo de la población infantil bajo riesgo de pobreza y con capital en la vivienda bajo el umbral de la pobreza ha incrementado sobre la media de España en los últimos un par de años.

Con la excepción del Principado de Asturias, el resto de comunidades del conjunto tienen indicadores de pobreza infantil inferiores a la media a pesar de que los indicadores son inferiores a los registrados antes de la crisis de la Covid-19. Además, Cataluña, Galicia y La Rioja han incrementado el porcentaje de peligro de pobreza.

Del mismo modo, el análisis resalta que el diez,5% de los menores de Cataluña padecen pobreza material severa, la cuarta tasa mucho más alta de España, probablemente relacionada con la polarización de las enormes urbes, y la Comunidad de Madrid logró achicar los indicadores de pobreza infantil a lo largo de la crisis.

En frente de todo este contexto, el directivo de la Plataforma de Infancia ha señalado que las medidas del Escudo Social -- IMV, ERTE, garantía de recursos, etcétera.-- han conseguiro reducir el encontronazo de la crisis, pese a eso que España todavia tiene "un inconveniente estructural" por la alta tasa de pobreza.

Así, marcó como el "enorme reto" de 2023 mitigar esta situación donde están cientos de pequeños "por carecer de ambición". La Ley de Familias es, a su juicio, una ocasión en este sentido pero debe subir la renta crianza de cien euros para familias con pequeños de hasta tres años hasta cuando menos de 18 años.

"Cuando menos un deber en un corto plazo de llegar a los 6 años", ha letrado, para añadir que las ayudas universales tienen un encontronazo directo en los indicadores de pobreza y supondrían visibles actualizaciones.

Más información

Canarias, a la cabeza bajo riesgo de pobreza infantil entre las CCAA en 2021 con un 47,4%