Astrid Pérez defiende un Parlamento de Canarias con debates tranquilos, respetuosos, libres y plurales.

Astrid Pérez defiende un Parlamento de Canarias con debates tranquilos, respetuosos, libres y plurales.

La presidenta del Parlamento de Canarias, Astrid Pérez, ha defendido el valor del diálogo, el debate, la moderación y la búsqueda de acuerdos durante la sesión solemne de apertura de la XI Legislatura y ha incidido en que la Cámara debe seguir siendo "un ejemplo de debate político sosegado, respetuoso, libre y plural", en consonancia con la dignidad institucional que representa el Parlamento y los diputados y diputadas que lo conforman.

Astrid Pérez destacó que el Parlamento "ha sido, es y debe ser el espejo en el que Canarias se mire, un espacio de entendimiento, de progreso, convivencia y concordia; un lugar en el que el único empeño y el mayor interés sea conseguir lo mejor para la comunidad autónoma y para quienes desarrollan sus proyectos de vida en las ocho islas del archipiélago sin distinción ni privilegios".

En su discurso institucional, Pérez manifestó que el Parlamento debe ser el reflejo de la sociedad canaria y abrirse aún más a ella para que el pueblo conozca y pueda valorar mejor el trabajo de las personas que aquí les representan. En esta línea, apuntó que es obligación de los parlamentarios "atender las necesidades de quienes viven en Canarias y dar una respuesta a sus preocupaciones con el objetivo de contribuir al progreso de esta comunidad y a su bienestar, teniendo especialmente presente a quienes más necesitan nuestra solidaridad y la implicación de la Cámara".

Asimismo, la presidenta remarcó que en esta nueva Legislatura gran parte del trabajo común "debe ir encaminado a acercarnos, a abrirnos aún más a la sociedad de la islas para que logremos que sientan como propia esta institución y los valores elevados que representa. Trabajar para que el Parlamento de Canarias deje ser ese gran desconocido para tantas personas que habitan en nuestra tierra". Y para lograrlo, abogó por desarrollar y establecer nuevos cauces de comunicación y de participación de los ciudadanos en la actividad legislativa de la Institución.

Astrid Pérez hizo hincapié en que a los miembros de la Cámara les une "la voluntad de servicio público y la búsqueda del bien común para Canarias, unos principios mucho más importantes que todo aquello que nos separa". Y se mostró convencida de que por encima de las legítimas diferencias políticas "seremos garantes del respeto, incluso en las discrepancias, y del estricto cumplimiento de la legalidad". "Estamos aquí para servir y no para servirnos, sin abandonar jamás el camino recto que delimitan nuestras leyes", subrayó.

También recalcó que los valores democráticos han de ser una "guía constante" de la actuación de la Cámara. "Dediquemos todo nuestro empeño para que este parlamento sea el auténtico centro de la vida política de las islas, facilitando en todo momento el consenso a través del diálogo, el debate y la confrontación de ideas. Aproximemos posiciones, impulsemos la búsqueda de acuerdos, favorezcamos la moderación y el respeto mutuo para fortalecer juntos los pilares de nuestra convivencia y nuestra democracia. Sepamos estar a la altura de las personas a las que representamos".

De igual modo, apuntó que sus señorías deben tener presente que el futuro de Canarias "se construye de forma conjunta y resulta necesaria la aportación de todos y todas para poder avanzar". Y añadió que el Parlamento "debe ser el foro donde, desde el respeto a personas e instituciones, se discuta de manera constructiva, donde la palabra sea protagonista y donde el encuentro entre diferentes posturas sea posible en beneficio de Canarias (...) sin olvidar que trabajar codo a codo por el presente y futuro de Canarias es más que un privilegio y es una obligación".

La presidenta avisó de que nos aguardan grandes retos en estos cuatro años. Por ello, apeló a dejar de preocuparse por lo que pueda venir y ocuparse para afrontar lo que venga. Así pues, recordó que en tiempos difíciles se han dado pasos fundamentales sin divisiones partidistas porque, según dijo, "somos conscientes de que la unidad es nuestra mejor respuesta ante cualquier adversidad que se presente; una unidad que debemos seguir aumentando día a día para seguir afrontando con más fuerza la realidad de esta tierra y para lograr la Canarias que necesitamos".

En esta tesitura, dejó claro que las personas tienen que ser el principal objetivo de cada iniciativa que se tome en el hemiciclo porque "en cada uno de esos sillones no solo hay diputados y diputadas de diferentes formaciones políticas; en ellos se sientan más de 2 millones de canarios y canarias que esperan que trabajemos para lograr un futuro mejor. Si la política no está centrada en las personas carece de sentido. Deben ser nuestra prioridad y esta cámara tiene que trabajar constantemente para afianzar los pilares del Estado del bienestar y resolver los problemas reales de los ciudadanos".

Tags

Categoría

Islas Canarias