• martes 31 de enero del 2023

Arqueólogos encuentran nuevos elementos del convento de Hermigua

img

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 23 Dic.

La Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias lleva a cabo una primera etapa de prospecciones con sondeos arqueológicos en el viejo convento dominico de San Pedro, en Hermigua (La Gomera), para recobrar los valores históricos-patrimoniales de este espacio eclesiástico y asegurar su adecuada protección y conservación.

La investigación ha sacado a la luz nuevos elementos y espacios en buen estado de conservación que son estudiados por un aparato de la compañía enfocada Tibicena.

Aunque la isla de La Gomera tiene un legado familiar de enorme riqueza, el saber en relación al periodo de tiempo tanto preeuropeo como de las etapas rápidamente siguientes es aún poco. Con esta intervención arqueológica se pone el foco en un inmueble que fue clave para el avance del ayuntamiento de Hermigua y de la isla por norma general .

De hecho, la relevancia del convento va alén de su aportación a la historia religiosa de Canarias ya que este enclave se transformó asimismo en el eje cultural de la isla desde su creación a inicios del siglo XVII hasta el siglo XIX, que cerró terminantemente sus puertas y pasó a manos privadas.

La directiva general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, explicó que este emprendimiento "una parte de la idea de Emilio Trujillo, vecino de Hermigua y dueño de una parte del área conventual". Gracias a su interés por salvar la historia del concejo, "se pudieron encontrar distintas áreas al aire libre que se complementan con los espacios preservados doscientos años tras las desamortizaciones", mantiene.

Este convento conserva restos auténticos y también íntegros pero la ruina progresiva del grupo hizo que en la actualidad el complejo arquitectónico se muestre en varias zonas completamente devastado y en un continuo deterioro, "corriendo el peligro de ocultar completamente", afirma Octavio Rodríguez, arqueólogo.

La intervención iniciativa se encontraba dirigida a producir una primera evaluación del del sol que existe, saber la llegada físico y de preservación de los restos arqueológicos que continuaban ocultos en el subsuelo.

Ahora bien, "antes de excavar se realizó una investigación bibliográfica para acotar la realización de los sondeos en los sitios que podrían ser mucho más fértiles. Además, las fuentes orales fueron indispensables para intentar encontrar ciertos de estos espacios que no se veían a fácil vista", aclaró Rodríguez.

Con la documentación anterior, se apuntaron los sitios que eran mucho más propicios para comenzar los trabajos, "en un caso así se propusieron cinco sondeos y en todos y cada uno de los escenarios se dieron a conocer adoquinados auténticos", adelantó Robert Gómes, arqueólogo.

En cuanto a materiales, "lo mucho más importante fué el descubrimiento de un capitel que semeja ser de la época donde se encontraba andando el convento por el hecho de que coincide con los que se preservan todavía en otras zonas del del sol", resaltó Gómes, "nos encontramos estudiándolo".

Los resultados que se consiguieron dejan proponer novedosas excavaciones en extensión en las áreas con mayor potencialidad arqueológica para llevar a cabo aparente y comprensible los vestigios mantenidos y recobrar de esta manera otros elementos que revelen información de la vida de este emblemático grupo espiritual.

Más información

Arqueólogos encuentran nuevos elementos del convento de Hermigua